Guía para adaptar un puesto de trabajo para personas con discapacidad

Inicio / Integración laboral / Guía para adaptar un puesto de trabajo para personas con discapacidad

Contratar a personas con discapacidad significa dar una oportunidad a trabajadores que pueden aportar mucho valor a tu empresa y el primer paso será la adaptación del puesto de trabajo por discapacidad del empleado. En este post te contamos cómo realizar la adaptación y conseguir que la persona con discapacidad se sienta cómoda y dé lo mejor de sí misma.

En el caso en que desees contratar a personas con discapacidad para ayudarlas y para cumplir con la Ley General de Discapacidad recuerda que tienes la opción de contratar a un Centro Especial de Empleo, como medida alternativa, siempre que cumplas los requisitos establecidos por la ley.

¿En qué consiste la adaptación del puesto de trabajo por discapacidad del trabajador?

La adaptación del puesto de trabajo por discapacidad del trabajador significa la necesidad de determinar cuál es la demanda del puesto y cuáles son las características individuales de la persona con discapacidad, de manera que se puedan encontrar las áreas donde puede existir algún obstáculo para realizar cambios que mejoren la situación del empleado.

La regla general es que el puesto de trabajo se debe adaptar a la persona y no al revés. Las medidas que se tomen para esa adaptación pueden incluir:

– Cambios en los horarios de trabajo.

– Modificaciones en los equipos, en el entorno o en las instrucciones.

– Uso de nuevas tecnologías.

– Implantación de planes de formación.

Fases para la adaptación del puesto de trabajo por discapacidad del trabajador

La adaptación del puesto de trabajo por discapacidad del trabajador deberá realizarse en varias fases que pueden ser las siguientes:

Análisis de la situación de partida para identificar trabajadores con discapacidad que podrían correr un riesgo para la salud o la seguridad en el trabajo.

Consulta con las personas con discapacidad para conocer los aspectos a mejorar en su puesto de trabajo.

– Solicitud de asesoramiento, si fuera necesario, a expertos en seguridad y salud, en ergonomía o a otros profesionales expertos.

– Elección de las medidas a adoptar siempre considerando los avances tecnológicos y las habilidades del empleado. Las medidas concretas deben considerar:

o Las tareas que realiza el empleado, puede que se tengan que cambiar o que modificar la forma en la que se realizan. El objetivo que se persigue con el cambio es que no se agrave la situación del empleado.

o Las necesidades específicas de cada empleado. Por ejemplo, para una persona con discapacidad auditiva se pueden utilizar señales luminosas para proteger su seguridad, para una persona que necesita utilizar una silla de ruedas pueden establecerse dispositivos automáticos para abrir las puertas y timbres a la altura de la persona y, finalmente, para una persona con discapacidad visual se tendrá que utilizar un teclado braille.

o El entorno de trabajo, por ejemplo, la forma en la que está organizado el puesto de trabajo, la iluminación, el acceso o las salidas. La supresión de barreras arquitectónicas es la forma más conocida de adaptación del puesto de trabajo y supone la necesidad de que no existan barreras para que el trabajador pueda acceder a todas las áreas que necesite y realizar correctamente su trabajo. La supresión de barreras arquitectónicas puede afectar a puertas, ascensores, escaleras, ventanas y cuartos de baño, por ejemplo.

o El horario. Algunos horarios pueden suponer un riesgo para determinadas personas con discapacidad.

o La necesidad de formación que puede aportar seguridad en el uso de determinadas herramientas, por ejemplo. La formación se tendrá que dar en un formato accesible y adaptado a cada empleado, por ejemplo, un documento escrito en braille o con ilustraciones.

– Implantación de las medidas y evaluación. Una vez que se determinen las medidas a implantar y se ejecute la implantación se deberá realizar un análisis periódico de la situación e implantar correcciones en el caso en que sea necesario.

Claves para que la adaptación del puesto de trabajo por discapacidad tenga éxito

Si quieres que en tu empresa la adaptación del puesto de trabajo por discapacidad se realice correctamente es necesario que tengas en consideración los siguientes aspectos:

– El objetivo es que nadie pueda ver reducidas sus oportunidades de empleo por razones debidas a su discapacidad.

– Si la persona con discapacidad no puede realizar tareas no esenciales de su puesto de trabajo, estas tareas se pueden eliminar o atribuir a otro empleado.

– En el caso en que la persona con discapacidad no pueda realizar actividades esenciales que corresponden a su puesto de trabajo se podrán realizar adaoptaciones considerando que:

o No tengan un impacto negativo en la salud o seguridad del trabajador.

o Tengan un efecto positivo para toda la plantilla.

o Las adaptaciones suelen ser sencillas y tener un coste reducido, por ejemplo, adaptar la organización del trabajo al empleado con discapacidad no tiene un coste elevado.

Tal y como has visto, en Elkar sabemos que la adaptación de puestos de trabajo por discapacidad tiene la función principal de que el trabajador pueda aprovechar todas sus habilidades y desarrollarlas de manera que aporte valor a tu empresa.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Compartir:

Deja un comentario